Notas de prensa

Newspaper en la parada

Un software para los canillitas

por Epifanio Blanco

Diario El Cronista - Nota de tapa del suplemento de informática, Informanía. 1993

El periodismo se informatiza hasta la misma parada adonde llegan sus publicaciones, y ahora el canillita del barrio puede contar con un programa que auxilia su tarea, lleva su contabilidad y extiende regularmente y sin errores sus facturas.

José, mi gran amigo canillita, decidió ordenar su negocio de material fresco, tan fresco como el pan nuestro de cada día: el quiosco de diarios (y revistas). José siempre se caracterizó por tener una memoria ordenada y difícilmente enviaría el diario equivocado al siempre tradicionalista cliente, porque ya sabemos cómo es de fiel a su marca cada lector.

Aunque él se desplaza siempre como un gato y con memoria de ardilla, José debió ampliar últimamente su reparto conforme se muestra (afortunadamente) día a día más expansivo el mercado de diarios y revistas porteño.

Debió sumar colaboradores a su tarea, pero ninguno tiene su privilegiada mentalidad: esa que permite recibir al cliente que se acerca con la publicación de su agrado y cuantas nuevas salen en ese tono. Aunque la época de inflación lo obligaba a una gimnasia mental tan veloz como el cambio de acontecimientos y precios, la actual tiene requerimientos que la memoria sola no basta y fue su decisión: puso en su buffet de novedades una notebook.

Casi del mismo tamaño que alguno de los libros que ahora pueblan los stand de toda parada de diarios, en el display de su notebook aparecen tres grandes grupos de datos:

a) Gestión de los clientes de la parada.
b) Gestión del stock de los ejemplares de la parada.
c) Datos complementarios.

En la primera se contemplan los datos de sus clientes, los diarios y revistas que llevan habitualmente, los que llevan en forma esporádica, el procesamiento de las ventas, la emisión de las facturas, cuentas corrientes, listados, etc.

En la segunda parte, hermanada muy estrechamente con la primera, se obtiene el control total de la parada, pudiendo saber, entre otros datos, cuántos ejemplares hay en stock en la parada, detallando incluso el número de edición del ejemplar para aquellos que lo deseen, la utilidad que deja la parada, estadística mes por mes, año por año de cantidad de ejemplares vendidos, etc.

La tercera, es una sección que se encarga de confeccionar automáticamente los formularios que el canillita debería tener en su parada (para el caso de no tener la computadora allí) a fin de volcar los datos allí y luego cargarlos en la computadora.

Ese es el punto donde algunos resolvieron la ecuación espacio utilidad instalando una notebook en sus quioscos, el tamaño similar a la de una revista, reducido peso e igual capacidad de trabajo que una PC de escritorio han obrado la transformación.

El propio canillita ingresa los datos a la computadora y para imprimir los listados y facturas, lleva la notebook a casa donde la conecta a la impresora.

En todos los procedimientos habituales de una parada se asientan en el más preciso y puntilloso ordenamiento de acuerdo al siguiente menú principal: Parámetros, Archivos, Ventas, Listados, Varios, Ayuda y Salida del Sistema.

De allí el abanico se abre a una serie de archivos de total utilidad para su negocio, tales como: Cajas de jubilación, localidades, provincias, conceptos de stock, lugares de pago de facturas, periodicidades, subcódigos de diarios y revistas, feriados sin diarios, paradas (porque pueden ser varias), nombre de repartidores (justamente el número creciente de éstos colaboradores lo llevó a informatizarse), nombres de calles (el mapa de la ciudad y entorno de su quiosco o área de llegada aparece en él), clientes, diarios y revistas y ruteo de los clientes.

A la creatividad y laboriosidad de Gustavo Ariel Bachrach se debe este software que ahora está instalándose en una serie de quioscos de esta Capital bajo el nombre de NewsPaper, versión 1.0. Según lo define: el sistema está capacitado para gestionar las diversas rutinas de una Parada de Diarios y Revistas.

Fue desarrollado -acota- en contacto permanente con dueños de diversas paradas para evaluar los requerimientos que estas tienen y poder darles soluciones integrales. Tiene para ello una interfase simple con el usuario, dado que el responsable de un quiosco debe atender simultáneamente y rápidamente a muchas personas y situaciones.

Bachrach dice que el sistema está pensado para ser dominado por un usuario de computadoras como por quién nunca tuvo tratos con ellas. El entorno es del tipo de ventanas, que se van abriendo y cerrando conforme el usuario avanza o se desplaza por su trabajo. Se vale de la capacidad intuitiva del cliente y solo requiere usar las teclas de flechas, la de Enter y la de Escape.

Tiene un poderoso sistema de ayuda en pantalla que, con solo presionar una tecla da un resumen de lo que realiza el módulo en que se encuentra.

La configuración que requiere el sistema se extiende a cualquier rango de PC compatibles y monitor monocromático o color; RAM mínima de 640 Kb y 5 Mb de espacio en disco duro; el uso del ratón es opcional y corre en MS-DOS 3.30 o posterior.

 

Volver a Notas de prensa